Rebranding personal o cómo reinventar tu marca personal con éxito

¿Después de tener bien construida tu marca personal has decidido cambiar tu negocio o tu profesión? Ha llegado el momento de hacer rebranding

Si has decidido reinventarte a ti mismo necesitarás hacer rebranding personal. Ya vimos en un reciente artículo de este blog cómo utilizar el personal branding para potenciar y promover tu marca personal, pero ¿Qué ocurre si de pronto decides cambiar tu actividad? ¿Cómo cambiar tu imagen de marca?

Si buscas información sobre rebranding en internet verás casi siempre casos de marcas (muy conocidas en algunos casos), cuyo único rebranding ha consistido en algo tan sencillo cómo cambiar los colores, el nombre o la forma del logo que las representa.

En ocasiones puede haber ocurrido que la empresa quiere iniciar otra línea de negocio. En otras puede deberse a algo que la empresa hizo mal y que precisa efectuar un reenfoque y un cambio de imagen.

Pero en el caso personal puede ser algo tan simple como que has decidido rebranding-como-reinventar-tu-marca-personal-con-exitoreinventarte. En los tiempos que corren esto resulta a veces no ya necesario, sino incluso imprescindible.

Y si habías conseguido crearte un branding de marca puede ocurrirte que la nueva dirección que quieras dar a tu actividad no coincida en nada con aquella por la que habías conseguido prestigio y buena reputación.

Dependiendo de tu caso, la cosa puede ser más o menos complicada, pero es algo que necesitas asumir, porque si te esforzaste en crear una marca personal de ti ya eres consciente de la importancia que esto tiene, así que si has cambiado o vas a cambiar de actividad necesitas hacer un rebranding de tu marca personal.

Naturalmente esto será más fácil en el caso de que la nueva actividad y marca personal que quieras crearte mantenga alguna relación con la actividad que realizabas anteriormente.

Tenemos un ejemplo claro en Miley Cyrus. Pasó de ser la noñona y dulcificada Hanna Montana a convertirse en una joven provocativa que alardea de su sexualidad, casi casi en un pis pas. Sorprendió a mucha gente y su cambio horrorizó a algunos a la vez que fue aceptado por otros con la naturalidad del paso de la niñez a la adolescencia.

Pero el nexo común entre ambas “marcas”, Miley Cyrus y Hanna Montana es evidente: la música.

Si tu rebranding puede apoyarse en un nexo común que sirva de paso natural de tu nueva marca personal a la anterior siempre será más fácil que si no es así.

La cosa puede ser más complicada si la nueva actividad que has decidido emprender y para la que quieres crear una imagen de marca y posicionarte no mantiene ninguna relación con lo que hacías anteriormente.

Es evidente que si tenías mucho prestigio como fabricante de puertas y de pronto has decidido dedicarte a la música rock… pues vaya, no vas a poder aprovechar en nada el branding que hubieras conseguido.

Por eso lo ideal sería que te preparases el terreno y fueses dando importancia dentro de tu actividad actual a esa parte de la misma en la que has decidido enfocarte/barra/convertirte 😉

Lo normal es que este proceso de rebranding se vaya realizando con naturalidad y no sea fruto de un “calentón” y decidas poner patas arriba tu vida profesional así, de un día para otro.

Si este es tu caso te recomendamos que tengas un poco de paciencia y te vayas preparando el terreno a ti mismo. De esa forma las personas que te siguen por ser quién eres y hacer lo que haces no se encontrarán de pronto con la sorpresa de no saber qué está pasando.

Si por ejemplo tienes un blog dedicado a una temática (la correspondiente a tu actual marca personal) lo ideal es que vayas empezando a incluir artículos y/o categorías que muestren tu interés por la nueva actividad y la nueva marca personal que piensas crearte.

De esa manera se irá produciendo una transición lógica, sin sobresaltos.

Aunque lo vayas haciendo suavemente, es natural que en el proceso vayas perdiendo el interés de algunos seguidores, pero también a la vez irás captando la atención de otras personas y/o empresas a las que sí les parezca interesante esta nueva deriva de tu marca o empresa.

Si tu nueva actividad no tiene relación o es difícil encajarla con la anterior, lo mejor será que crees una nueva web dedicada específicamente a ella. No sería buena idea mezclar en la misma web ambas actividades si no son compatibles.

Lo que si puedes hacer en cualquiera de los dos casos es tratar de aprovechar los seguidores que tengas en las redes sociales para tu nueva actividad si esto es posible.

Algunos serán más aprovechables y otros no en absoluto.

Tenga o no relación tu nueva actividad con la anterior, para efectuar el cambio en tus redes sociales, deberías modificar tus perfiles incluyendo las nuevas características por las que quieras ser valorado.

Las página de Facebook, Google Plus, etc., deberían irse modificando a la par que el blog o crear otras nuevas si se apartan mucho de la idea de negocio original.

Y los perfiles sociales deben, como hemos dicho, ir incorporando los cambios necesarios.

Pongamos un ejemplo con Twitter.

En tu Twitter tendrás puestas unas etiquetas que lleven a encontrarte por tu actividad y tus intereses, ¿verdad? Pues ahora debes ir incluyendo nuevas etiquetas en sustitución de las anteriores hasta que terminen por sustituir a las antiguas completamente.

Sutilmente puedes ir dejando de seguir a perfiles que tuvieran relación con tu actividad anterior a la par que empiezas a seguir a los que ahora te vayan resultando más interesantes.

Evidentemente muchos de esos seguidores a los que das “Unfollow” te irán dejando de seguir, pero también los nuevos a los que estés dando el seguimiento empezarán a seguirte.

¿Te das cuenta de la estr, con tu nueva marca personal. Si queda alguno de los anteriores será porque también lategia? 😉 La idea es que al final todos tus seguidores tengan relación con tu nueva actividade, tu nueva imagen de marca.

Como hemos dicho, esto que hemos ejemplificado para Twitter es, con las diferencias inherentes a cada red social, lo que debes ir haciendo en todas las demás plataformas en las que tengas presencia.

No te engañes: esta labor de rebranding te va a llevar tiempo, tanto como te costó crearte un branding de marca, ahora deberás emplear tiempo en este rebranding personal.

Pero si quieres reinventarte es lo que hay. No debes tener miedo a hacerlo. Sabemos que no es fácil. Es como cuando uno lleva saliendo nueve años con su novio o novia y está pensando que la cosa no acaba de funcionar y que tal vez debería cambiar.

La inercia de la situación y el tiempo invertido pueden hacerle sentir miedo y pereza de cambiar.

Otra vez buscar pareja, adiós a los amigos comunes… en fin, un ponerlo todo patas arriba, ya sabes. Pero si no lo haces y sigues adelante sin sentirte del todo feliz… pues vas mal.

Lo mismo ocurre con un negocio o con una actividad que quieras realizar. Si ves que el negocio actual no funciona o que no te sientes del todo feliz realizando esa actividad ¿A qué esperas para cambiar? ¿A seguir siendo infeliz con lo que haces? ¿A arruinarte? Siempre es preferible asumir el riesgo del cambio, sobre todo si piensas que tienes más que ganar de lo que vas a perder con lo ya hecho.

Como en todo en la vida habrá quien lo acepte y habrá quien no, ya sabes, no se puede gustar a todo el mundo.

Pero reinventarse es necesario cada vez más en un mundo cambiante como el que vivimos, abierto a nuevas posibilidades. Además, gracias a internet y las redes sociales es un cambio que puedes realizar bastante deprisa y con el mayor alcance.

Y tú ¿Has tenido que reinventarte alguna vez? ¿Varias? Seguro que si es así habrás tenido que hacer una labor de rebranding aunque no hayas sido consciente de ello.

Y si no lo has hecho y es “tu primera vez”, ánimo, verás que no es tan traumático y que hacer rebranding y reinventar tu marca personal te puede resultar un ejercicio muy interesante y hasta divertido, una prueba más de qué eres capaz de hacer todo lo que quieras ¿O crees que no?

¿Te ha gustado este post? ¿Conoces a alguien que esté pensando en cambiar de actividad y teme dar el paso? Invítale a leerlo. Seguro que algunas de las ideas que transmitimos en él le harán ver que cambiar de actividad, hacer rebranding y crearse una nueva marca personal no es tan complicado como pensaba.

Anuncios

2 pensamientos en “Rebranding personal o cómo reinventar tu marca personal con éxito

  1. Muy buenos consejos. Ojalá los hubiese leído estos cuando cambié mi profesión de arqueología por el asesoramiento jurídico.

    Para hacer mi nueva marca personal, cree un blog y empecé a redactar artículos jurídicos para que poco a poco se me desvinculará de la arqueología. Asimismo, cambié mis puestos laborales en todos los perfiles sociales. 2 años más tarde, nadie me vincula ya a la arqueología porque casi todos los enlaces de Google ya indican mi nueva profesión y todos contactos supieron que había emprendido otra carrera al ver que la arqueología no era rentable en mi caso.

    Un saludo,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s