¿Necesito una app o una web responsive para mi negocio?

Dos buenas opciones: app y web responsive. Te damos todos los datos para que seas tú quién decida qué le conviene a tu negocio

El tremendo boom de las apps parece lanzarnos el mensaje de que si una empresa no tiene una app no es sería, o al menos no está a la última, pero realmente ¿Cuánto hay de cierto en esto? ¿Debería tu negocio lanzarse a la creación de una app inmediatamente? ¿O sería suficiente contar con una página web responsive? En este artículo no te vamos a dar la respuesta, pero sí al menos los suficientes elementos de juicio para que decidas por ti mismo.

Empezaremos por darte unos datos de interés.

El informe 2013 realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) indica que España resulta ser¿Necesito-app-movil-o-web-responsive-para-mi-negocio el país de la UE con mayor incremento de dispositivos móviles.

Según se desprende del informe, un 53.7% de la población española tiene ya un smartphone y encontramos una tablet en el 28.5% de los hogares. Nuestro país es el cuarto del mundo en cuanto a la utilización de smartphones, con 21.5 millones de usuarios. Y el 60% del total de ventas de ordenadores son ya tablets.

En cuanto a las búsquedas en internet, el 53% se realizan desde smartphones y el 27% de la facturación del comercio electrónico se hace ya a través del móvil siendo esta una tendencia creciente.

Naturalmente y visto el auge imparable de lo móvil, Google también apuesta por mejorar la experiencia del usuario de estos dispositivos, y recientemente el cambio en su algoritmo hizo que buena parte de las páginas web existentes tuviesen que convertirse (por su propio bien) en responsives, es decir, se adaptasen automáticamente al dispositivo desde el que accediese el usuario de cara a mejorar la experiencia de este.

Con ese cambio en su algoritmo, a igual búsqueda desde un dispositivo móvil, Google mostrará preferentemente las webs que tengan un diseño responsive, relegando a posiciones inferiores a las que no la tengan.

A la vista de estos datos una cosa está clara: la batalla está ganada por parte de los dispositivos móviles, y se prevé que el crecimiento siga en ese sentido, con lo que buena parte del e.commerce pasará a ser m.commerce.

Pero aceptado esto la pregunta sigue en pie: ¿App móvil o web responsive para mi negocio?

Ha llegado pues el momento de poner sobre el tapete los pros y los contras de cada una de esas dos opciones.

Ventajas de las App móviles

La presencia de la app en los terminales aporta a la marca notoriedad y presencia, a la par que facilita el acceso más inmediato al usuario que una página web, ya que no tiene que acceder mediante navegación, lo que a veces conlleva que el usuario desista si la página no se carga rápidamente. Además, redunda también en más protección para los datos del usuario al no tener que usar el navegador. Y si está bien diseñada, el usuario puede incluso personalizarla a su gusto.

La presencia de la app en las tiendas de aplicaciones móviles (Google Play, etc) contribuye también a dar prestigio e imagen a la marca.

Mediante las notificaciones push la app puede generar en el usuario más impulsos inmediatos de compra, con lo que se puede convertir en un poderoso canal de venta (m.commerce).

Una app móvil puede tener más elementos interactivos, logrando un nivel de comunicación y entendimiento con el cliente mayor del que puede ofrecer una web responsive, ya que si se ha hecho un buen trabajo de diseño en su construcción, puede detectar cuando un usuario o cliente se encuentra en el interior o cerca de la tienda y puede saludarle, enviarle ofertas y promociones, cupones descuento, etc.

Inconvenientes de las Apps móviles

Si no corresponde a una empresa con renombre puede resultar difícil que el usuario se descargue la app. Para contrarestar esto se necesita trabajo, dinero y tiempo para publicitar la App y conseguir que sea conocida, descargada y muy especialmente, utilizada. Este último punto dependerá del valor que en ella perciba el usuario.

Tienen un desarrollo más costoso que las webs responsives al tenerse que realizar por separado y no poder aprovechar la estructura de la web.

No están disponibles para ser descargadas en todos los dispositivos salvo que se haya creado la App en dos versiones, Android e IOS, lo que lógicamente encarece el coste.

Al estar instaladas en los dispositivos de los usuarios no pueden realizarse actualizaciones, lo que obliga a conservar las versiones anteriores.

Si no están muy cuidadas pueden resultarle demasiado estáticas al usuario a diferencia de una web responsive en la que las actualizaciones se producen con mayor frecuencia y facilidad.

Otro inconveniente es el hecho de que los sistemas operativos de smartphones y tablets evolucionan rápidamente cambiando cada dos o tres meses, mientras que los desarrolladores de aplicaciones móviles necesitan una media de cinco meses para adaptarlas a esos cambios según el estudio realizado por Micro Focus (empresa especializada en la creación de software para empresas).

Ventajas de las webs responsives

Al no estar instaladas en el dispositivo no consumen recursos del mismo.

Es mucho más rápido poner en marcha una web responsive que una app.

Si la empresa ya tiene una web, adaptarla a responsive es mucho más fácil que crear una app, ya que generalmente basta con pasarla a una plantilla responsive

La web responsive es accesible desde todos los dispositivos que tengan conexión a internet, así como adaptable a todos los sistemas operativos, mientras que una app solo sirve para dispositivos móviles, lo que obliga a tener las dos cosas, app y web. Es evidente que resulta mucho más económico mantener una web responsive que una app móvil, y por supuesto más económico que mantener ambas cosas.

Además las actualizaciones en una web responsives pueden realizarse en cualquier momento y están disponibles para el usuario en el acto. La versatilidad de las webs responsives va a permitir que tanto contenido como funcionalidades estén tan disponibles para dispositivos móviles como lo están para ordenadores.

Mantienen una única URL, lo cual es recomendable para el SEO según nos dice el propio Google.

Inconveniente de las webs responsives

Abundando en lo expuesto arriba en el apartado de Ventajas de las Apps móviles, destacaríamos que el acceso es menos instantáneo en las webs responsives que en las apps al tener que hacer uso del navegador y que por la misma razón los datos de los usuarios están menos protegidos.

También como desventaja importante está el hecho de que el usuario no puede personalizarlas a su gusto y que no pueden tener tantos elementos interactivos como las apps móviles.

Como ves son un montón de datos que debes sopesar para decidir si es mejor una app móvil o una web responsive para tu negocio. Al margen de modas y snobismos digitales, lo que verdaderamente importa es que tomes la decisión que más se adecue a las necesidades y características de tu empresa.

¿Es mejor app móvil o web responsive para mi negocio? Espero que tras la lectura de este artículo seas capaz de encontrar la mejor respuesta a esa pregunta.

2 pensamientos en “¿Necesito una app o una web responsive para mi negocio?

  1. Pingback: APP móvil vs Web responsive #infografia #infographic #design | TICs y Formación

  2. Pingback: Cómo será el mapa del SEO en 2016 | Web Services Pro

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s